Call Today: 201-488-7211
Se Habla Espanol

Kates Nussman Ellis Farhi & Earle, LLP.
  1. Home
  2.  » 
  3. En Espanol
  4.  » Cómo pueden los propietarios evitar las demandas por discriminación en la vivienda

Cómo pueden los propietarios evitar las demandas por discriminación en la vivienda

Por Michael Farhi, Esq. | Jul 13, 2021 |

Cómo pueden los propietarios evitar las demandas por discriminación en la vivienda

Por Joseph Wapelhorst, Redactor.

Los últimos 12 meses nos han recordado que la discriminación no siempre es cosa del pasado. La discriminación en la vivienda, en particular, sigue existiendo de muchas formas en todo el país. Es posible que los propietarios ni siquiera sean conscientes de las prácticas que la ley considera discriminatorias y que corran el riesgo de ser citados o demandados por infracciones. Sin embargo, en el complicado laberinto de las ordenanzas de vivienda y la ley de discriminación, hay algunas formas seguras de que los propietarios se protejan.

En primer lugar, en lo que parece obvio, los propietarios deben ser conscientes de las normas y restricciones de la propiedad que están alquilando, o comprando para alquilar. No todas las propiedades son “iguales” y, dependiendo de las leyes de zonificación, vivienda y discriminación, cada unidad o propiedad puede tener diferentes regulaciones que guíen quién puede vivir allí y qué adaptaciones deben hacerse para ellos.

Por ejemplo, los inquilinos discapacitados requieren algunas adaptaciones muy específicas y pueden presentar una demanda por discriminación por la negativa del propietario a permitir modificaciones para sus necesidades específicas. Saber si una propiedad está zonificada o regulada para permitir estas modificaciones ayudará a los propietarios a estar preparados para estas situaciones. Además, puede ayudarles a evitar demandas de forma proactiva revelando cómo comercializan esas propiedades de forma afirmativa. Por ejemplo, si un inmueble dispone de una rampa de acceso para sillas de ruedas y de puertas lo suficientemente anchas como para acceder a ellas, el arrendador debe comercializarlo para las personas discapacitadas que deseen disponer de esas características.

Los acuerdos escritos y las cláusulas contractuales explícitas son siempre aconsejables y ventajosos cuando se trata de evitar litigios complicados. Lo mismo ocurre, sobre todo, a la hora de evitar reclamaciones por discriminación. La discriminación puede producirse de forma inconsciente cuando los arrendadores conceden ciertas ventajas, como la exención de la fianza o la condonación del préstamo, de forma desigual. Por ejemplo, incluso una condonación bien intencionada de una tasa de servicio para una familia con problemas económicos puede resultar discriminatoria si no se da a otra familia, quizá de diferente raza o religión. Disponer de condiciones contractuales explícitas y seguirlas de forma coherente puede proporcionar previsibilidad y estabilidad. Los inquilinos no recibirán un trato diferente y los propietarios no serán acusados de discriminación en la vivienda.

Una fuente importante de vulnerabilidad para los arrendadores son las particularidades de las ordenanzas locales y estatales en materia de vivienda. Los propietarios deben conocer las leyes que rigen sus propiedades y actividades comerciales desde el ámbito federal hasta el local para garantizar el pleno cumplimiento de la ley.

En particular, los programas de vales de la ciudad y las autoridades locales de vivienda pueden presentar muchas preocupaciones y regulaciones adicionales. Aunque cualquier propietario debe conocer a fondo las leyes federales de vivienda justa, es fundamental comprender también las complejidades y sutilezas de la política local. Por ejemplo, ciudades como Nueva York tienen leyes que obligan a una cierta cantidad de marketing afirmativo. En Nueva York, los propietarios han sido sancionados por no producir adecuadamente materiales en español para ofrecer oportunidades a los ciudadanos latinos. Del mismo modo, algunos estados prohíben la discriminación de otros grupos, como la comunidad LGBTQ. Conocer las normas y reglamentos locales específicos en materia de vivienda que rigen cada propiedad es fundamental para que el arrendador evite las demandas por discriminación.

Como regla general, los propietarios también deben tener cuidado siempre que sus decisiones comerciales impliquen la raza, el credo, el color, la religión, el origen nacional, la nacionalidad, la ascendencia, la orientación afectiva o sexual, la identidad o expresión de género, la edad, el sexo (incluido el embarazo), la discapacidad, ya sea física o mental, el estado familiar, el estado de la unión civil del cónyuge y/o el estado de la pareja de hecho.

Si un propietario se encuentra estudiando las implicaciones de la próxima baja por maternidad de una mujer embarazada o la fiabilidad de un inquilino que pretende utilizar los vales de vivienda, debería revisar la normativa local en materia de vivienda o ponerse en contacto con las autoridades de vivienda, o con un abogado experto, en primer lugar. La diligencia debida siempre es menos costosa que una decisión bien intencionada que en realidad puede ser discriminatoria. Si bien se supone que un negocio debe gestionarse con hechos y objetividad, la realidad de la vivienda en Estados Unidos es compleja. Una decisión que a un arrendador le parece puramente motivada por cuestiones financieras puede parecer muy motivada por las características personales del posible inquilino. Cuando los propietarios comienzan a considerar tales hechos personales en sus decisiones comerciales, siempre deben pedir ayuda antes de cometer un error costoso.

Garantizar que un arrendador no caiga en un pantano de reclamaciones por discriminación significa tener un asesor legal de confianza y una línea de comunicación con el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano, las autoridades de vivienda estatales y locales y las organizaciones privadas de vivienda justa. Incluso cuando se interponga un litigio contra un propietario, un historial de comunicación con estas organizaciones puede mostrar un patrón y un intento de evitar la discriminación, lo que debilita las reclamaciones de que las acciones de un propietario estaban motivadas por impulsos discriminatorios. Además, estas organizaciones y agencias gubernamentales siempre tendrán consejos útiles para evitar la discriminación. De hecho, puede haber subvenciones y ayudas disponibles para ayudar a que las viviendas sean accesibles y proporcionen una vivienda justa, dando al propietario nuevas oportunidades y ventajas.

En definitiva, informarse sobre los requisitos de la vivienda y hacer que ese conocimiento se comunique por escrito, tanto a los inquilinos como a las agencias gubernamentales, es la mejor manera de que el propietario evite las demandas por discriminación. Además, los propietarios que se ciñen a los contratos debidamente redactados con sus inquilinos nunca correrán el riesgo de ser declarados culpables de trato desigual. Mientras los inquilinos sepan lo que pueden esperar, estén de acuerdo con las condiciones y vean que sus compañeros se rigen por las mismas reglas y normas, siempre se considerará que el propietario proporciona recursos justos y equitativos. Siguiendo estas directrices, un arrendador podrá llevar a cabo su actividad con la confianza de que las reclamaciones por discriminación no la pondrán en peligro.

El escritor Joey Wapelhorst es un reciente graduado de la Universidad de Fordham, donde estudió Ciencias Políticas y Contabilidad con un enfoque en el Derecho Constitucional y el Gobierno Americano. En otoño comenzará a estudiar en la Facultad de Derecho de Georgetown.